jueves, 6 de marzo de 2014


Hoy vamos a explicar cómo cubrir una tarta con fondant. Como veréis no es tan complicado como puede parecer en un primer momento. Os intentaré explicar unos sencillos pasos para que vuestro cake quede precioso.

Lo primero que debemos tener es nuestro bizcocho preparado. Para ello, antes de rellenarlo con lo que queramos, lo habremos tenido entre 24 y 48 horas en  la nevera, bien envuelto en papel de film transparente. Esto lo hacemos para que el bizcocho adquiera la consistencia necesaria para poder rellenarlo y cubrirlo sin que se nos desmigue y manteniendo su forma, pero tranquilos, una vez nuestra tarta esté a temperatura ambiente, recuperará la textura suave y esponjosa.





Una vez pasado este tiempo, ya lo tendremos preparado para rellenar y cubrir.

Pensad que el fondant no se puede colocar directamente encima del bizcocho, así que necesitaremos cubrir nuestra tarta con una buena capa de ganache de chocolate negro (no os preocupéis que el sabor del chocolate prácticamente ni se nota). Puedes cubrirlo con cualquier otra crema, pero los resultados no serán iguales, nos exponemos a que nos salgan burbujas en el fondant, nos sude un poco o se reblandezca.




Una vez hayamos cubierto perfectamente nuestro bizcocho de ganache y alisado su superficie con ayuda de una espátula o de un alisador, lo dejaremos reposar como mínimo 12 horas más para que el ganache se endurezca y mantenga la forma de nuestro pastel...siempre fuera de la nevera!!, así evitamos que nos salgan esas "barriguitas" en los bordes de nuestro pastel cuando el relleno se va asentando con el peso del fondant y la decoración que le pongamos.

Y ahora ya podemos cubrir nuestra tarta por fin:

Preparamos la encimera de trabajo con  los utensilios básicos que necesitamos: la base donde pondremos la tarta, el rodillo, una paleta alisadora de fondant y la cantidad de fondant que necesites. Te enlazo a un post anterior dónde te doy las medidas necesarias de fondant según el tamaño de tu tarta.
Si trabajamos sobre una base antiadherente, no será necesario nada más, pero si no, pondremos un poquito de maicena o azúcar glas sobre nuestra base de trabajo o encimera para evitar que se nos pegue el fondant.

Normalmente utilizo fondant de la marcas PME, Satin Ice y Funcakes, son las que más me gustan, sobretodo por su manejabilidad, resultado y su buen sabor.



Con todo lo necesario preparado, empecemos a trabajar:

• Con la cantidad de fondant necesaria hacemos una bola trabajándola y amasándola con las manos. Cuando notemos que está manejable la ponemos en la encimera y empezamos a extender con un rodillo. Si es necesario, podemos ir añadiendo un poquito de azúcar glas para evitar que se nos pegue, pero sin abusar, sino, variaremos la composición de nuestro fondant y perderemos  sus características.  Tiene que quedarnos una capa lisa y con un grosor de unos 5mm aproximadamente.

• Una vez tenemos nuestra capa de fondant estirada y preparada para colocar, pintamos nuestro bizcocho con un pincel o brocha humedecida con cualquier alcohol de uso alimentario blanco (yo suelo usar Vodka) para que nuestro fondant se pegue al cake y  no os preocupéis, por que el alcohol se evapora inmediatamente.

• Ahora que ya tenemos el pastel a punto y el fondant estirado, enrollamos con cuidado un extremo del fondant en el rodillo, y lo colocamos sobre nuestro cake para empezar a forrar.

• Con la ayuda de las manos forraremos toda la superficie. Primero fijaremos los bordes con mucho cuidado de no estirar el fondant porque podríamos rasgarlo, después, iremos alisando los lados. Para terminar, con la ayuda de la paleta alisadora de fondant haremos que se termine de pegar y que quede la superficie con el aspecto liso deseado ¡Este paso hará que el acabado de nuestro cake sea perfecto!

• El fondant sobrante lo cortaremos y, siempre que esté perfectamente limpio, lo guardaremos rápidamente en un film para que no se reseque y endurezca. Nos servirá para hacer los detalles decorativos.

Siguiendo estos sencillos pasos vais a cubrir la tarta con fondant. ¿Qué os parece? Os animo a que lo probéis y os pongáis a practicar. Siempre se pueden camuflar las pequeñas grietas o zonas que no hayan quedado del todo bien con los detalles decorativos de tu fabuloso cake ;-) ...y con práctica cada vez hay que disimular menos!
Para rematar el pastel podemos colocar una cinta a tono con nuestra decoración y pegarla en la parte posterior de nuestro cake con un gotita de glasa o bien engancharla sobre ella misma (no sobre el pastel) con cinta adhesiva de doble cara.




Tagged: , , , , , , , ,

2 comentarios: